Los secretos de las Bases de Maquillaje

Un buen maquillaje es el que se apoya en una base idéntica a la piel y aunque vital, puede pasar completamente desapercibido.

La base o fondo de maquillaje es tan importante que si ésta no conjuga bien con el área de piel destinada a cubrir, es imposible que el acabado final sea un éxito.

El secreto está en el color ya que lo más importante es elegir una base con el tono exactamente idéntico a la piel, pero además hay que tener en cuenta que no toda la piel del rostro necesita la misma dosis, que no toda la cara tiene el mismo tono epidérmico, que los cambios de estación cuentan…etc. En fin, las consideraciones pueden no tener fin; sin embargo aquí hacemos un resumen de los tipos de bases de maquillaje que hay en el mercado y su idoneidad.

Bases de maquillaje recomendadas

⭐ Las mejores bases de maquillaje 2020

Tipos de base de maquillaje

  • Fluida: Las más usadas porque son cómodas y fáciles de extender y permiten una cobertura ligera/media y alta en todo tipo de pieles.
  • Barra: O stick, cada vez más corrientes ya que las nuevas tecnologías permiten que se adecuen a todas las posibilidades, ya que en pasado su consistencia era muy pesada y grasienta, prohibida en pieles mixtas/grasas. Las formulaciones acuosas son las texturas más agradables y cómodas de aplicar.
  • Compactas: Ideales para los retoques en cualquier lugar, solo hay que tener precaución y maña para no dejar restos acumulados.
  • Cremas: Destinadas exclusivamente a pieles maduras o extremadamente secas. Se aplican minuciosamente primero con los dedos y después se asegura la cobertura precisa en rincones como las aletas de la nariz o vértices de los ojos, con toques de esponja.

Aplicación de la base de maquillaje


Los expertos se arriesgan porque su sabiduría les permite hacer verdaderos juegos malabares. De hecho únicamente aplican el producto en las zonas conflictivas y después lo van fundiendo de tal manera que, finalmente, las partes sin base quedan igualadas por el conjunto; para el acabado unos polvos traslúcidos y ¡ya está!. Pero para el uso normal de las bases de maquillaje hay que atenerse a las normas:

  • Usar los dedos para extender los maquillajes fluidos es mejor porque con el calor se funde el producto mucho mejor con la piel.
  • La esponja húmeda otorga una imagen más natural al aplicar una menor proporción de base.
  • Con la esponja en seco se obtiene una mayor cobertura pero el aspecto es de menor naturalidad. Para hacerlo solo en casos de acné o cualquier tipo de irregularidades.
  • Mejor extender primero el maquillaje fluido o en crema con las manos desde el centro de la cara con movimientos de arrastre para acabar con suaves golpecitos que fijen el producto a la piel. Se puede hacer un acabado con esponja para extender la base por las sienes, detrás de las orejas, sobre todo si se lleva el pelo recogido y el cuello.
  • Las bases empolvadas son más rápidas de aplicar. Son más adecuadas sobre los rostros sin imperfecciones o suavemente bronceados. También sirven para matizar el acabado del maquillaje o para enfatizar mejillas con tonos naturales, como de “tener buena cara” .